Estar motivado!

Estar motivado!

Motivarse, estar tranquilo y disfrutar del día a día

 

Muchos psicólogos se han interesado por el estudio de la motivación, ya que es un principio básico en la conducta de los seres humanos: nadie se mueve sin una motivación, sin una razón para ello. Estar motivado nos permite llevar a cabo las tareas diarias sin que supongan una carga pesada. Pero no sólo eso, la motivación tiene relación con otras variables psicológicas, como el nivel de estrés, la autoestima, la concentración, etc. Y, como muchos estudios han indicado, tiene un efecto en la salud y el bienestar de todos nosotros.

 

¿Cómo tener más motivación, ganas, energía?

 

Existen algunos métodos que nos permiten tener más motivaciones para lograr cada uno de nuestros objetivos. A pesar de que son ejemplos de motivación que pueden servirnos a todos, en muchos casos cada persona deberá conocerse mejor para poder saber cómo motivarse a sí mismo.

 

Establecer metas realistas: En ocasiones, si nos ponemos metas demasiado difíciles, la motivación acaba fallando. Por eso, la mejor manera de conseguir la motivación personal es tener un objetivo que sea lo suficientemente grande para inspirarnos, pero que sea realizable. El equilibrio en la psicología motivacional es uno de los principales secretos para conseguir todo lo que deseamos.

Que esto no se entienda como renunciar a objetivos grandes, gigantes, incluso que parezcan imposibles. Podés tenerlos, ir por ellos, pero para llegar a Roma hay que dar primero un simple paso. Soñá en grande y, mirando ese horizonte, da el primer paso; y luego el segundo. Y celebrá cada uno de ellos.

 

Mantener un diario: Al escribir en un diario nos estamos impulsando a lograr cada una de nuestras metas.

Tener por escrito cada uno de tus objetivos hará que puedas materializar la voz interior, y te ayudará a aclarar cómo llegar a cada uno de tus sueños. Además, escribir un diario, agenda o cuaderno, también puede ser un recordatorio de todo lo que lograste, lo que es una motivación positiva en sí misma.

 

Hacer ejercicio: El ejercicio, deporte, entrenamiento, no sólo es esencial para poder disfrutar de una vida saludable, sino que además es vital tanto para aumentar la energía de nuestro cuerpo como para aliviar el estrés.

Todo ello hace que puedas mejorar tu estado de ánimo, y de este modo remar hacia la dirección de tus metas y objetivos.

 

Visualizar las metas: Según diferentes investigaciones de la psicología motivacional, visualizar un futuro dónde asumir cada una de las metas de nuestra mente puede ser una buena manera de conseguir o sostener la motivación.

Para que esto funcione no sólo tendrás que visualizar tus objetivos a largo plazo, sino también los pequeños pasos que deberás hacer para lograrlos.

 

Comenzar cuanto antes: YA, YA, Ya… Una de las partes más difíciles de cualquiera de nuestras tareas es comenzar a desempeñarla. Una vez que se empieza cualquier tarea, es mucho más fácil mantener el impulso.

Algo podés hacer ahora mismo, aunque sean las 2 de la mañana (enviar un mail, comprometerte con un amigo a que te insista, escribirlo, etc.)

Comenzá AHORA. De esta forma, no hace falta que leas más sobre cómo encontrar la motivación; podés poner manos a la obra con cada uno de tus proyectos en este preciso instante.

 

Usar un temporizador: A veces sentimos que no tenemos suficiente motivación para empezar una tarea. Un buen método para conseguirla es usando un temporizador.

De esta forma podés establecer descansos que llegarán como recompensa luego de un período de trabajo. Si te parece que esa tarea puede ser agotadora, dedicale solamente 15 o 30 minutos con toda tu atención. Si establecés un espacio de tiempo reducido, te resultará más fácil encontrarlo durante el día.

 

Comentar lo que se desea hacer: En muchos estudios de la psicología de la motivación se ha comprobado que la presión social puede ser una buena herramienta para fomentar nuestras acciones. Cuando informamos a nuestros seres queridos sobre cada uno de nuestros objetivos, intentamos encontrar más argumentos para potenciar nuestras motivaciones. Y, en general, recibimos una buena devolución.

¡Ojo! También te pueden desmotivar, o tirarte para abajo, sabemos que eso también sucede. Elegí a quiénes contarle tus metas, y si te topás con gente que no te aporta, dejala ir rápidamente con tu mejor sonrisa. Vos estás para lograrlo.

 

Cambiar el diálogo interno: El diálogo interno es la manera en la que nos hablamos a nosotros mismos. La ayuda de un coach puede ser muy útil. Si no paramos de decirnos cosas negativas, es muy probable que acabemos dejando atrás nuestras motivaciones. Es vital tener un diálogo interno positivo y decirnos que somos capaces de cualquier cosa que nos proponemos. Porque es verdad.

 

Tener una lista de tareas: Una lista es una manera genial de poder cuantificar todo lo que hacemos. Con una lista nos sacamos el stress de pensar en las “mil cosas por hacer” todo el tiempo. En  realidad, esas cosas suelen ser menos de las que parecen, y al escribirlas podemos detectar cuáles son realmente importantes. Para conseguir una motivación positiva es esencial, al despertar, establecer una lista de acciones para la semana, que se irá modificando.

Yo, por ejemplo, anoto mis tareas en una hoja con cuatro cuartos: uno para lo importante y urgente, otro para lo importante y no urgente, otro para lo urgente y no importante, y el último para lo que no es importante ni urgente (esta metodología la aprendí del libro de Steven Covey).

Cada vez que conseguís algo, podés tacharlo de la lista. Aunque parezca una tontería, visualizar una tarea tachada en una lista te brindará satisfacción personal y te empujará hacia la dirección adecuada.

Establecer pequeñas recompensas o castigos: A pesar de que en todos los ejemplos de motivación es mucho mejor tener una recompensa que un castigo, en ocasiones, establecer ciertas consecuencias “negativas” puede ayudarnos a tener la motivación necesaria para lograr nuestros objetivos.

Podés visualizar las posibles consecuencias de no hacer lo que realmente te acerca a tu objetivo, y tenerlo en mente. Es un método que te ayudará a poner manos a la obra.

 

Para lograr una verdadera motivación sostenida en el tiempo, además de poner en práctica alguno de los métodos propuestos, es importante estar tranquilos y tener una vida al resguardo de grandes preocupaciones. Por eso, desde Atender acompañamos tus objetivos y te proporcionamos la tranquilidad que necesitás para poder disfrutar de todos tus logros.

Te ofrecemos protección ante cualquier inconveniente, para que ningún traspié represente un problema significativo en tu patrimonio.

Consultanos por tu proyecto y dejanos asesorarte sobre cuáles son las mejores coberturas para una persona como vos, que busca estar motivada y no aflojar en el día a día!

Open chat