El estrés y la alimentación

El estrés y la alimentación

Ya se nos hizo costumbre cuidarte a vos y no solo a tu patrimonio, por eso nos tomamos el tiempo de compartirte cambios simples que pueden generar un impacto grande en tu vida.

Cuando todo fluye y estás tranquilo y protegido es bueno prestar atención a tus acciones y al impacto que puedan tener, tanto en vos como en los demás.

Frente a una fecha límite imposible en el trabajo, la visita imprevista de tus familiares, tener que ayudar a tu hija con los proyectos de la escuela, es muy probable que experimentes el estrés de forma regular. Da igual qué tipo de vida lleves, el estrés puede aparecer frente a muy diversas situaciones.

Aunque algunos tipos de estrés pueden ser buenos, ya que pueden motivarte a realizar cambios en tu vida o activar para realizar determinadas tareas, estresarte muy a menudo es perjudicial para la salud.

En condiciones normales, el estrés es esencial para tener una buena respuesta ante ciertas situaciones experimentadas. Sin embargo, el cortisol, conocido como la hormona del estrés, perdura en el cuerpo si no se utiliza. Y esto trae consecuencias: el cortisol en exceso puede causar desequilibrios de insulina, aumento de apetito y retención de grasas, así como disparar los niveles de estrés y todas sus afectaciones.

El tipo de alimentación, la falta de sueño, los cambios de temperatura, incluso la ansiedad por algún tipo de evento, pueden aumentar la presencia de cortisol, lo cual dispara también los niveles de estrés. Y por si fuera poco, el ambiente o las situaciones duras no son los únicos que causan estrés. De hecho, hay algunos alimentos que tienen el mismo impacto negativo en el cuerpo.

Por eso, si querés reducir los niveles de estrés, calmar la ansiedad y reducir el riesgo de enfermedades, esta información te puede ayudar.

 

  1. AZÚCAR

Si querés reducir el estrés, el azúcar es uno de los primeros ingredientes que deberías eliminar de tu dieta. En situaciones de estrés, el cuerpo libera más cortisol, una hormona responsable de gestionar el estrés y los niveles de azúcar en sangre. Esto es porque, cuando tomás alimentos azucarados, los picos de azúcar en sangre se disparan y el cuerpo tiene que liberar más cortisol para equilibrarlos. El problema es que el aumento de cortisol también puede causar problemas de sueño, reducir la respuesta inmune, causar dolores de cabeza o antojos poco saludables. Además, los niveles de azúcar en sangre provocan sensaciones similares al estrés, que incluyen ansiedad y miedo.

Eliminando los alimentos con azúcares añadidos y tomando más productos integrales podés mantener tus niveles de azúcar estables, lo cual se traducirá en menos cambios de humor, menos estrés y un cuerpo más feliz.

 

  1. EDULCORANTES ARTIFICIALES

El azúcar ya es bastante perjudicial por sí solo. Pero a menudo se encuentran alimentos que ni siquiera están endulzados con un ingrediente real. En su lugar, se llenan de edulcorantes artificiales. Estos edulcorantes pueden conducir a problemas de salud, como dolores de cabeza, enfermedades metabólicas y cardiovasculares. Pero también pueden resultar en una adicción a los productos con azúcar, ya que se produce una reprogramación de las papilas gustativas que causa el deseo de tomar alimentos cada vez más dulces.

Por si esto no fuera lo suficientemente perjudicial, los edulcorantes artificiales también tienen efectos secundarios que pueden llevarte a tener estrés. El aspartamo, por ejemplo, se encuentra en más de 6.000 alimentos y bebidas y en 500 medicamentos, y causa migrañas, desórdenes en el estado de ánimo y episodios maníacos. Como ocurre con otros tipos de azúcar, estos edulcorantes artificiales no le hacen ningún favor a tus niveles de sangre. Evitá el azúcar y los edulcorantes artificiales y probá estos naturales en su lugar.

 

  1. CARBOHIDRATOS PROCESADOS

Los carbohidratos procesados y refinados pueden saber muy bien, pero no le dan nada positivo al cuerpo. Para empezar, no tienen ningún valor nutricional y son calorías vacías. También llevan a tener niveles variantes de azúcar en sangre que pueden volverte irritable.

Hay muchos carbohidratos procesados, principalmente los alimentos envasados, que tienen un alto contenido de sodio. Además de hacer que tengas mucha sed, el exceso de sodio hace que retengas más fluidos, lo cual fuerza al corazón a trabajar más para mantener la circulación de la sangre. También pueden aumentar la tensión, provocar hinchazones y malestar general y aumentar, así, los niveles de estrés.

 

  1. COMIDA RÁPIDA Y FRITA

¿Sabías que la comida frita puede causar estrés? El cuerpo tiene que trabajar más para digerir comidas altas en grasa como la pizza, las comidas precocinadas, o chips.

Además, al ser cocinadas a temperaturas extremadamente elevadas, los alimentos fritos suelen contener grasas trans. Los alimentos altos en grasas trans pueden causar inflamación y, con ello, causar estrés en el cuerpo.

 

  1. ALCOHOL

Una copa de vino te puede ayudar a relajar después de un día duro, pero si te excedés, estarás eliminando los beneficios del alcohol para la salud y acabarás añadiendo más estrés a tu vida.

Esto se debe a que el consumo de alcohol puede aumentar la producción de hormonas que te llevan a sentir ansiedad y estrés. También puede aumentar la presión arterial, iniciando síntomas de estrés en el cuerpo. También hay muchas bebidas alcohólicas que están llenas de azúcar, con lo cual estarás tomando el doble de ingredientes estresantes: una parte del alcohol y otra de los azúcares de la mezcla.

Y si creés que te librarás del estrés durmiendo, te equivocás. El alcohol afecta a los patrones del sueño, así que aunque te duermas más fácilmente que de costumbre, no conseguirás alcanzar un sueño profundo y reparador, esencial para sentirte con energía. El resultado es que tendrás una mañana de mal humor y, ¡sí!, más estrés.

 

  1. EXCESO DE CAFEÍNA

Si sos de esas personas que no pueden empezar el día sin café, no tenés por qué renunciar al café por completo. Pero si sos de beber varias tazas al día, seguramente tengas más estrés del que te conviene. Tomar mucha cafeína puede darles problemas a las glándulas suprarrenales, sobreestresando al cuerpo. Y como estimula el sistema nervioso, la cafeína puede causar un aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca que termina causando ansiedad.

De hecho, si tenés ansiedad, una de las primeras cosas a las que debés renunciar es a la cafeína.

Finalmente, es importante recordar que la cafeína no está solo en el café. También se encuentra en refrescos, algunos tipos de té, bebidas energéticas, analgésicos e incluso en el chocolate.

 

Ahora, te mostramos algunos alimentos que nos ayudan a reducir el estrés:

 

  1. NUECES

Los frutos secos, y en particular las nueces, son un alimento realmente poderoso y un aperitivo ideal cuando estamos estresados. Las nueces tienen muchos beneficios para la salud: son ricas en omega 3, que ayuda a reducir el riesgo de depresión. Las nueces también contienen triptófanos, un aminoácido utilizado en la producción de la hormona de la felicidad, la serotonina. Tomar un puñado de nueces al día es una forma sencilla de mejorar el humor. Y la gente que es feliz tiende a estar menos estresada. Podés disfrutarlas como aperitivo, también aderezadas en una ensalada o en un desayuno con avena.

 

  1. AVENA

Y hablando de avena… es mucho más que el desayuno de los runners. Si tenés un día muy ajetreado y lleno de reuniones, un bol de avena es justo lo que necesitás. Los copos de avena están llenos de fibra que hacen que los niveles de azúcar en sangre se eleven poco a poco en lugar de producir picos. Esto significa que la avena te mantiene con el estómago lleno por más tiempo.

 

  1. VERDURAS DE HOJA VERDE

Si no tenés mucho tiempo para comer, es muy tentador pedir que te traigan una pizza o una hamburguesa a casa. Pero la próxima vez intentá optar por una ensalada. ¿Por qué? Porque las verduras de hoja verde como las espinacas contienen ácido fólico. El cuerpo necesita esta vitamina B para construir el neurotransmisor dopamina, que ayuda a aliviar los síntomas de la depresión. Además, una ensalada ligera no te sentará pesada en el estómago. Así te sentirás con más energía y podrás lidiar con situaciones de estrés.

 

  1. ARÁNDANOS

¿Probaste con los arándanos? Esta fruta morada es especialmente alta en antocianinas (antioxidantes) y se ha probado que tiene muchos beneficios para la salud, sobre todo para reducir el estrés. Los arándanos también contienen vitamina C, una vitamina que fortalece el sistema inmune. Esto es particularmente importante porque la gente que está constantemente estresada tiende a estar enferma más a menudo.

 

  1. CHOCOLATE NEGRO

El chocolate negro puede ser muy bueno para tu salud. Los polifenoles que contienen los granos de cacao reducen los niveles de las hormonas de estrés (especialmente del cortisol) en sangre. Así que la próxima vez que te dejes la piel en el trabajo, disfrutá de un poco de chocolate negro (mínimo 70% de cacao) y dejá que se derrita en tu boca.

 

Una última nota: esto no significa que ya no vayas a poder tomar cerveza o un refresco, o que nunca deberías comer papas fritas ni pizza. Como sucede a menudo, el veneno está en la dosis.

Se trata de ser consciente de cómo alimentás el cuerpo.

 

 

Open chat